Nadie lo dijo

“Siempre se nos olvida que el tiempo no sabe volver”, lo escuché en una canción y a veces me lo repito. Lo repito para dejar de intentar entender las ausencias injustificadas, esas que te van machacando y no salen de la cabeza. Qué fijación por querer mantener el vacío. Qué manía con hacernos daño…

El tiempo que se gasta imaginando no se vive, pasa de largo y no vuelve. Vivimos así, de la expectativa, intentando esquivar la desilusión, imaginando siempre algo mejor, esperando no perder lo que tenemos, sin pensar en el día que deje de estar, con razón o sin ella.

Y entonces te preguntas, ¿cómo se sobrellevan las ausencias, si nadie nos dijo cómo se hace eso de soltar? ¿cómo hacemos para que no duelan? ¿cómo se finge que todo está bien si ya nada está en el mismo lugar?

Nadie lo dijo.

Y yo tampoco sabría.

No sabría describir las huellas que nos van dejando las personas, sus palabras y sus actos. Ni sabría explicar todo lo que se siente, o lo que ya no se siente.

Nadie nos dirá nunca porqué seguimos intentando alcanzar lo que no tenemos, lo que perdimos. Porqué nos empujan las ganas de avanzar sin conocer el camino.

Creo que nunca nos curaremos del futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s